Odisea
Un viaje interior
Inicio > Historias > Visionarios

Visionarios

En estas dos últimas semanas he releído dos libros que me impactaron en mi adolescencia: Un mundo feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell. Tengo que confesar que me han gustado hoy mucho más que entonces. Creo que de joven los consideré simplemente libros de ciencia ficción. Ahora la lectura es bien diferente.

Escritos en 1.932 y 1.949, respectivamente, este dato es el primero que sorprende. Decir que son visionarios es un lugar común e inexacto en el sentido literal. Ya quedó atrás 1984 y la genética no ha convertido nuestro mundo en el “feliz” de Huxley. Pero no deja de provocar un escalofrío comparar la historia reciente, nuestra actualidad y sus perspectivas con las ideas que subyacen en el fondo de ambas obras. Ambos nos están hablando de la manipulación del hombre por el hombre, de la libertad como peligro, del control como solución, del individuo versus sociedad. En una época en la que se habla del espionaje del correo electrónico, del efecto devastador y alienante de la publicidad, de la globalización, de las diferencias sociales exacerbadas, de la trivialización de la vida, de las cuestiones bioéticas y de tantos y tantos auténticos problemas de fondo a los que nos enfrentamos, parece que hace más de cincuenta años un par de profetas vislumbraron todo esto y convirtieron sus visiones en dos mundos terroríficos.

De algún modo, ambos se complementan, son como dos visiones de un terrible futuro. En Un mundo feliz el control se ejerce con la felicidad: el condicionamiento y las pastillas de soma son las armas del poder. En 1984, por el contrario, el dominio se establece por la represión brutal, el control de los actos y los pensamientos y a través del miedo. La sumisión por la supresión de la individualidad y la obediencia impuesta desde el poder y la tortura: dos enfoques de una misma realidad donde el individuo ha sido suprimido. Ambos comparten algunos significativos detalles: se ha erradicado el amor y se han destruido los libros.

Si no habéis leído ambas novelas os las recomiendo encarecidamente. Si lo hicisteis hace mucho tiempo, podéis darles una segunda oportunidad, probablemente una nueva luz iluminará sus páginas.

Si 1984 os produce, como a mí, un gran desasosiego, he aquí un buen antídoto: escribir en una bitácora y sonreír pensando que, al menos de momento, todavía podemos tener nuestra propia voz.

2002-08-04 a las 12:18 | Odiseo | 1 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://odisea.blogalia.com//trackbacks/2163

Comentarios

1
De: MuZ Fecha: 2002-08-06 19:31

Cierto, aún mantenemos nuestra propia voz. Las bitácoras son un fenómeno de agradecer, que mantiene el espíritu originario de la Red.

Hace mucho tiempo que tengo pendiente "Un mundo feliz" , cuando acabe "Reo de nocturnidad" (otra buena novela sobre como nosotros mismos manipulamos nuestra existencia) la atacaré. Respecto a "1984" ¿Qué decir?







		

El canto de las sirenas

La Biblioteca de Babel
I Elada Oudepote Pethanei
Cuaderno de bitácora
4Colors
El peatón del aire
Una cuestión personal
El paleo-freak
Tio Petros
El triunfo de Clío
La hormiga remolona
El centro del laberinto
Evasivas
Mormuria

Canta, oh Musa...

El violín que surgió del frío
Amiguitas muy monas
El viaje del Beagle

Derrotero

La Ilíada
La Odisea
Filomúsica
El poder de las palabras

El consejo de Mentor

Chicago

Archivos

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos


Blogalia

Blogalia


imagen
© 2002 Odiseo