Odisea
Un viaje interior
Inicio > Historias > Como en las mejores familias

Como en las mejores familias

Diría que Blogalia es una familia, si no fuera porque lo encuentro cursi, y encima no creo demasiado en ese concepto, ni en los vínculos de la sangre, ni todo eso. Sin embargo esta comunidad funciona de la misma forma: hay un grupo de individuos que "viven juntos", comparten determinados espacios y en esa dinámica se producen todo tipo de reacciones: se aprende, se crece, se discute, se obtienen chascos, alegrías y recompensas. Se tiene la sensación de pertenecer a un grupo. Puesto que en este grupo existen personas admirables con opiniones penetrantes y profundas, reflexivas, divertidas, polémicas o escatológicas y que, además, escriben como los ángeles, uno se siente afortunado de compartir su experiencia con esos amigos desconocidos.

Y como en toda familia a veces hay historias que provocan encendidas pero muy interesantes discusiones, argumentos, contra-argumentos, descalificaciones y demás. A mi me parece que este es el principal valor de esta experiencia virtual (que de virtual al final no tiene nada) y creo que ino perder este enfoque es práctico y beneficioso para todos. Deberíamos recordarla como algo importante. La petición de disculpas posterior es algo que ennoblece al autor y del que, al menos yo, debería tomar buen ejemplo. Y muchas listas de correo que desaparecen por motivos similares, también.

Me he ido del tema, para variar. Porque yo estaba hablando de la familia y de sus miembros. Después del "traslado" de Daurmith a esta comunidad, que nos lleno a todos de alegría, y que según el hacedor ha incrementado el tráfico en Blogalia un 10% (tiene tela el tema ¿eh?), he sentido dos emociones opuestas en poco tiempo. Por un lado el goce de la aparición de una bitácora de esas que llegan y arrasan, que en pocos días suscitan muchos comentarios, referencias y elogios de todo tipo. Me estoy refiriendo, por supuesto, a El Paleo-Freak. Este monstruo de la divulgación de la teoría de la evolución es de los que me hace pensar que un servidor estaría más guapo calladito y dedicándose a leer lo que escriben los demás. Pero mira, uno tiene la necesidad de escribir, y lo hace. En fin, que estoy convencido de que cuando sea un poco más conocida, la bitácora de la evolución también contribuirá a que el tráfico de Blogalia se incremente otro 10% o así.

Y como, en las familias, no todo son buenas noticias, a veces te zambulles en las aguas de Blogalia y el chapuzón no es refrescante. Asistes con dolor atónito al cierre de otra excelente bitácora donde alguien quiso despertar nuestro pensamiento crítico e impartirnos lecciones magistrales de historia, siempre con juicio atinado y profundo. Me refiero a La crucifixión de Clio. Espero que aunque ahora lo considere definitivo, algún día vuelva con nosotros. Mientras tanto le voy a echar muchísimo de menos.

Una de cal y otra de arena.

Como en las mejores familias.

2003-01-11 a las 14:36 | Odiseo | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://odisea.blogalia.com//trackbacks/4729

Comentarios

1
De: fernand0 Fecha: 2003-01-11 15:48

Amén.



2
De: rvr Fecha: 2003-01-17 11:02

Vaya, se me había pasado esta historia. Odiseo, no te preocupes porque me temo que en esta comunidad nos narcizamos comunitariamente y también tienes tu ración de fans. Que siga escribiendo, que aunque tenga pocos comentarios, tiene atentos e incondicionales lectores.







		

El canto de las sirenas

La Biblioteca de Babel
I Elada Oudepote Pethanei
Cuaderno de bitácora
4Colors
El peatón del aire
Una cuestión personal
El paleo-freak
Tio Petros
El triunfo de Clío
La hormiga remolona
El centro del laberinto
Evasivas
Mormuria

Canta, oh Musa...

El violín que surgió del frío
Amiguitas muy monas
El viaje del Beagle

Derrotero

La Ilíada
La Odisea
Filomúsica
El poder de las palabras

El consejo de Mentor

Chicago

Archivos

<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos


Blogalia

Blogalia


imagen
© 2002 Odiseo