Odisea
Un viaje interior
Inicio > Historias > Irrealidad

Irrealidad

Nos conocemos desde hace tiempo pero apenas ocasionalmente hemos cruzado una palabra. Trabaja en una mesa situada a unos 10 metros de la mía. Un frío y funcional armario impide normalmente que nos veamos pero nos cruzamos al entrar o salir, coincidimos en la máquina de café o al entrar en el ascensor. Nos miramos con la complicidad que da la rutina pero no decimos nada. Apenas un "hola" o un "adiós", robado a la casualidad, de vez en cuando.

Tiene que pasar por delante de mi mesa tres o cuatro veces al día y yo la sigo con la mirada como quien no quiere la cosa, intentando conciliar lo correcto con lo inevitable. Otros hablan con ella y todos ríen. Sospecho que ese compañero suyo guapetón, rubio y alto que se sienta más cerca y la acompaña siempre que puede a todas partes, tiene un lío con ella. Aunque conservan las distancias la mirada les delata, inmisericorde.

Ella es una fantasía tan irreal como un bonito sueño de esos que nos hace despertar felices aún sabiendo que era solo eso, una entelequia. Ella está allí cada día, detrás de ese armario. Me basta caminar cuatro pasos con cualquier excusa para poder verla y eso hace que ese lugar sea algo más luminoso. Como irrealidad, me permite pensar lo que la imaginación me dicte: que es inteligente, que es profunda, que es divertida, que es sorprendente, que le resulto interesante, que se muere de ganas de hablar conmigo. En eso consiste mi intimidad con ella. Muchos la tratan pero yo la invento. Puedo imaginar su abrazo confortable y éste existe durante unos instantes. Es el momento de ser feliz, todavía. Es el minuto mágico en el que todo es posible.

Yo se su nombre y que está casada. No creo que ella sepa ni como me llamo. Soy un elemento ignorado de su particular universo.

2003-02-12 a las 08:26 | Odiseo | 3 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://odisea.blogalia.com//trackbacks/5390

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-02-12 08:50

Pero, ¿es rubia, pelirroja, alta, baja...? ¿Tiene los ojos juntos o separados? ¿Cómo son sus piernas? ¿Y su tono de voz? ¿De qué hablan a la hora del café? Es que ha puesto ahí el armario y no alcanzamos a imaginarla, nosotros que no la hemos visto.



2
De: Odiseo Fecha: 2003-02-12 08:54

Pues no se... Ahora que lo dices... no me he fijado ;-)



3
De: Mujer de Odiseo Fecha: 2003-02-12 16:59

Ya verás cuando lleguemos a casa!

(perdón por la broma, fernand0)







		

El canto de las sirenas

La Biblioteca de Babel
I Elada Oudepote Pethanei
Cuaderno de bitácora
4Colors
El peatón del aire
Una cuestión personal
El paleo-freak
Tio Petros
El triunfo de Clío
La hormiga remolona
El centro del laberinto
Evasivas
Mormuria

Canta, oh Musa...

El violín que surgió del frío
Amiguitas muy monas
El viaje del Beagle

Derrotero

La Ilíada
La Odisea
Filomúsica
El poder de las palabras

El consejo de Mentor

Chicago

Archivos

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos


Blogalia

Blogalia


imagen
© 2002 Odiseo