Odisea
Un viaje interior
Inicio > Historias > Carpe Diem

Carpe Diem

En la película El club de los poetas muertos un nuevo profesor de un elitista colegio americano entra, en su primer día en esa institución, en una alborotada clase. Cuando consigue captar la atención de los jóvenes los hace salir del aula y los lleva a un gran sala del colegio donde se conservan los trofeos deportivos obtenidos a lo largo de los años. En la sala, junto a las copas y las placas unas fotos antiguas de las generaciones que les precedieron. El profesor centra la atención del grupo en las imágenes que les contemplan desde el pasado. Allí hay unos personas sonrientes, campeones en el deporte, con toda la vida por delante, orgullosos de sus hazañas, inconscientes de la brevedad de la vida. Ahora, todos están muertos. Entonces eran alegres y bullangueros como lo son ahora sus sucesores. El profesor baja la voz mientras explica que, si se callan y prestan atención, podrán escuchar el susurro de esos fantasmas diciendo "carpe diem" -aprovecha el momento- con un tono lastimero, de oportunidad perdida. Los asombrados y ahora silenciosos alumnos del profesor se acercan para poder escuchar como las viejas fotos les susurran, con voz de ultratumba, "caaaarpeeeeee diiiiiieeeeeeeemmmm".

Esta magnífica secuencia me impresionó la primera vez que la vi. Siempre que he revisto (esta es la palabra correcta, no "revisitar" como se emplea a menudo) esta película he sentido un cierto escalofrío en dicha escena. Sintetiza muy bien el paso del tiempo y la inconsciencia de la juventud sobre este hecho. A los quince o dieciséis años la muerte es solo un acontecimiento que se vislumbra muy lejano, demasiado nebuloso para preocuparse por ello en ese momento. A menudo la vida pasa para muchos como un soplo. Cuando se dan cuenta ya es demasiado tarde. Solo queda advertir a los que vienen detrás que aprovechen el momento, que vivan en el presente y que disfruten de la existencia.

Existe un sentimiento generalizado de que carpe diem es una invocación al placer sin control, una exaltación del exceso. Yo creo que es solo una serena reflexión que olvidamos frecuentemente: que la vida de cada uno es breve; es una viaje de una sola vez, sin billete de vuelta. No existen milagros, como en otra extraordinaria película Que bello es vivir, que nos hagan comprender claramente que nos jugamos todo a una sola carta. Nuestra segunda oportunidad no llegará nunca: el mensajero que viene a advertirnos que nunca podremos volver sobre nuestros pasos es algo tan evanescente como esas dos palabras.

Carpe diem es una frase del poeta romano Horacio. En este artículo podemos leer el poema original en latín y su traducción al castellano, además de una interesante reflexión sobre la traducción correcta y su significado. Una vez más creo que ellos ya lo dijeron casi todo.

2002-07-15 a las 07:24 | Odiseo | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://odisea.blogalia.com//trackbacks/1933

Comentarios

1
De: virgenyfurioso Fecha: 2002-07-24 19:08

Me cuesta mucho estar de acuerdo con la traducción que se da en ese artículo. Carpe diem, como "cosecha el día", es a la vez exacta (cosechar tiene un significado muy claro) y metafórica. Lo que hace esta traducción es volver literal una metáfora. Claro que el poeta quiere decir "arranca pedacitos del tiempo" o "goza del momento", como traduce ella. Pero no lo dice. Dice "cosecha el día", y apañados vamos si al traducir explicamos las metáforas ¿no? Espero que la versión no sea de alguien a quien conoces...
Y, sí, lo de revisitar va tomando posiciones directamente desde la lengua de los hijos de la Gran Bretaña (o sea, los yankees).
¿Qué te pareció 13,99 euros?



2
De: Odiseo Fecha: 2002-07-25 23:48

Jejejeje Pues no la conozco de nada.

13,99 me pareció francamente genial. Con algunos altibajos, tiene momentos antológicos como el capítulo 2. Digno de ser escrito por ti :-) Es que soy un devorador de tu bitácora...







		

El canto de las sirenas

La Biblioteca de Babel
I Elada Oudepote Pethanei
Cuaderno de bitácora
4Colors
El peatón del aire
Una cuestión personal
El paleo-freak
Tio Petros
El triunfo de Clío
La hormiga remolona
El centro del laberinto
Evasivas
Mormuria

Canta, oh Musa...

El violín que surgió del frío
Amiguitas muy monas
El viaje del Beagle

Derrotero

La Ilíada
La Odisea
Filomúsica
El poder de las palabras

El consejo de Mentor

Chicago

Archivos

<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos


Blogalia

Blogalia


imagen
© 2002 Odiseo